Aeropuerto
Singapur Changi

BEUMER Group gestiona el sistema de tratamiento de equipaje altamente especializado en el aeropuerto Singapur Changi, uno de los aeropuertos más avanzados del mundo.

Como eje principal de la navegación aérea en el Sudeste Asiático, Changi es conocido como uno de los aeropuertos más avanzados y cómodos del mundo para los pasajeros. El sistema de tratamiento de equipaje fue desarrollado e integrado por BEUMER Group. El contrato de prestaciones de servicios de BEUMER Group incluye el funcionamiento y el mantenimiento del sistema de equipajes en las terminales 2 y 3 del aeropuerto Singapur Changi. BEUMER Group es exclusivamente responsable de su óptima conservación y funcionamiento, por tanto, de asegurar el concepto de una larga vida útil de los sistemas de tratamiento de equipaje.

La instalación en la terminal 3 consiste de dos S-3000E Tilt-Tray sorter con 44 deslizaderas de destinación y una instalación de transferencia de equipajes CrisBag® de 10000 m de longitud entre las terminales que conecta las mismas a alta velocidad y proporciona un almacén de equipaje temprano con el 100 % de seguimiento y localización. El encargo incluye, además, sistemas de control de proceso SCADA y la instalación de transportadores en la facturación de equipaje, bandas transportadoras y bandas transportadoras circulares para la entrega de equipajes, incluyendo 14 carruseles de equipaje fabricados localmente.

La instalación en la terminal 2 consiste de dos sorteres de bandeja basculante, sistemas de introducción automáticos y estaciones de lectura (para código de barra IATA de 10 dígitos), 16 sistemas de introducción, cintas transportadoras y un almacén de equipaje temprano para 2200 piezas de equipaje, un sistema de radioscopia HBS al 100 % automático para la integración de la técnica informática y de control superior en el equipo de mando del sistema de tratamiento de equipaje.

121 empleados de BEUMER Group se encargan del funcionamiento y la conservación de los sistemas de tratamiento de equipaje automáticos en ambas terminales. Trabajan las veinticuatro horas al día y siete días a la semana en el puesto de control de equipajes y realizan también el mantenimiento preventivo necesario para garantizar la disponibilidad de la instalación y su rendimiento óptimo. En caso de interrupciones en el sistema, el hardware se encarga de cambiar los sistemas de reserva de forma automática e inmediata.